B ienvenidos

B ienvenidos

Autores del Blog

Autores del  Blog

martes, 14 de agosto de 2018

F1: todos los Williams de la historia


F1:todos los willams de la historia




El equipo británico es uno de los históricos y, en Motorsport.com, han recopilado todos los modelos con los que ha competido en la Fórmula 1, desde que debutaron en 1975. ¡No te los pierdas!

viernes, 10 de agosto de 2018

Los 10 mejores jugadores de la NBA en toda la historia.

Los 10 mejores jugadores de la NBA en toda la historia. 

Michael Jordan

La lista la encabeza Michael Jordan que para la gran mayoría de críticos es el jugador más versátil en la historia de la NBA
En esta lista también encontraremos jugadores que para algunas generaciones no son tan conocidos pero que obtuvieron números importantes y que marcaron las historia en la NBA.
La National Basketball Association o NBA (Asociación Nacional de Baloncesto) es la principal liga estadounidense de baloncesto profesional. 
En los Juegos Olímpicos de Barcelona de 1992 se vio al mejor equipo de la historia del baloncesto, el popular 'Dream Team' de Estados Unidos, que contaba (por primera vez con jugadores NBA) con estrellas como Jordan, Bird, Magic Johnson, Scottie Pippen, Charles Barkley o John Stockton.
En esta década, un elevado número de jugadores comenzó a llegar de otros países.
Podriamos decir que estos son los mejores jugadores de la NBA de la historia. 

1. Michael Jeffrey Jordan - El mejor jugador de la NBA

Un basquetbolista celebrando una gran anotación durante un juego
Michael Jeffrey Jordan, (Brooklyn, Nueva York, Estados Unidos, 17 de febrero de 1963), más conocido como Michael Jordan, es un exjugador de baloncesto estadounidense.
En la actualidad es propietario del equipo de la NBA los Charlotte Hornets. Está considerado por la mayoría de aficionados y especialistas como el mejor jugador de baloncesto de todos los tiempos.
Con apodos como Air, His Royal Airness (Su Majestad Aérea) o Air Jordan, fue jugador de los Chicago Bulls y Washington Wizards. Retirado por primera vez en 1993, después en 1999 y finalmente en 2003.
Una de las mejores actuaciones de Michael Jordan en los playoffs tuvo lugar en 1986, con los Celtics de víctima y 63 puntos en la saca de ‘su majestad’
Jordan anotó 63 puntos en 41 intentos de gol de campo. Ninguno estaba detrás de la línea de tres puntos. Lanzó un 53.7 por ciento desde la cancha, arrastrando a sus Chicago Bulls a través de la regulación y dos tiempos suplementarios antes de perder por cuatro:
No fue Kobe Bryant quien realizó 50 tiros contra un desinteresado equipo de Jazz de Utah en el último día de la temporada regular. Este fue el mejor jugador que alguna vez vivió firmemente saltando en la pista a legendario, de la manera más impresionante. 
Este era un superhéroe de 22 años que se salió de un pie roto en octubre, acercándose a la segunda serie de playoffs de su vida. Su compañero de equipo más talentoso fue Orlando Woolridge (que apoyó a Jordan con una actuación de 9 de 27 en el Juego 2). 
Y fue en contra de los Celtics, posiblemente el mejor equipo en la historia de la NBA. Acosaron a Jordan con una dieta constante de Dennis Johnson y Danny Ainge, lo canalizaron a los dientes de su primera línea liderada por Kevin McHale-Robert Parish-Bill Walton. Jordan hizo que todos parecieran munchkins:




2. Wilton Norman "Wilt" Chamberlain

Un jugador sosteniendo un papel blanco que dice -100-
Wilton Norman "Wilt" Chamberlain (* Filadelfia, Pensilvania; 21 de agosto de 1936 – † Los Ángeles, California; 12 de octubre de 1999); jugador legendario de origen estadounidense de baloncesto que militó en Philadelphia/San Francisco Warriors, Philadelphia 76ers y Los Angeles Lakers.
Chamberlain anotó 100 puntos frente a los New York Knicks, el 2 de marzo de 1962.
Conocido como Wilt the Stilt (apodo que odiaba) o The Big Dipper, es considerado por la mayoría de los especialistas como el jugador de baloncesto más dominante de todos los tiempos.
Fue nombrado jugador más valioso de la NBA cuatro veces, integró el mejor quinteto de la NBA en ocho temporadas y el segundo quinteto en dos, y figuró en la lista de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA.
Sus hazañas motivaron a las autoridades de la NBA a cambiar algunas reglas de juego.

3. Larry Joe Bird

Un jugador de basquetbol sosteniendo una bola sobre su cabeza
Lawrence Joe Bird (West Baden, Indiana, 7 de diciembre de 1956) es un exjugador de baloncesto estadounidense que disputó 13 temporadas en la NBA, todas ellas con los Boston Celtics, con los que consiguió 3 campeonatos, en 1981, 1984 y 1986.
Es considerado por muchos como el mejor alero en la historia de la NBA
Tuvo un espectacular duelo con Magic Johnson entre 1982 y 1987. Larry Bird ganó consecutivamente las tres primeras ediciones del concurso de triples de la NBA en los años 1986, 1987 y 1988.

4. Kareem Abdul-Jabbar

un jugador clavando la pelota en la cesta sin hacer mucho esfuerzo
Estuvo en equipos como los Milwaukee Bucks y Los Angeles Lakers desde 1969 hasta 1989. “Lew Alcindor” es el máximo anotador y taponador de la NBA. Abdul-Jabbar hizo su debut en la gran pantalla en la película Game of Death junto con Bruce Lee, participando en el rodaje original en 1973
Abdul-Jabbar dejó el baloncesto a la edad de 42 años como el máximo anotador, taponador, reboteador defensivo y el que más partidos y minutos disputó de la historia de la NBA. 
Además de poseer el récord de más MVP de la Temporada con seis y ser el jugador que más All-Star Game ha disputado; también fue elegido diez veces en el mejor quinteto de la NBA y cinco en el segundo quinteto.



5. Earvin Effay "Magic" Johnson

Un jugador de basquetbol driblando la pelota mientras otro lo ataca
Magic Johnson fue una de las grandes figuras de los L.A. Lakers y del baloncesto estadounidense. se proclamó campeón de la NBA en cinco ocasiones, jugando además nueve Finales, y de un gran número de premios individuales como el MVP de la Temporada, MVP de las Finales (en tres ocasiones ambos) y dos MVP del All-Star Game, en 1990 y en 1992.
Por otra parte, Johnson formó parte del Dream Team de los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992, donde el combinado norteamericano se hizo con el oro, barriendo a sus rivales.
En 1996, un grupo de miembros de medios de comunicación, ex jugadores, entrenadores y general managers lo nombró como uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA y en 2002 ingresó al Basketball Hall of Fame

6. Julius Winfield Erving II

Un basquetbolista en la mitad del aire luego de saltar para clavar la pelota
Ex jugador estadounidense que se destacó en la década de los 70s y 80s. Erving ganó tres campeonatos, cuatro premios MVP y tres títulos de máximo anotador tanto en la ABA, con Virginia Squires y New York Nets, como en la NBA, con Philadelphia 76ers.
Es el quinto máximo anotador de la historia del baloncesto profesional con 30.026 puntos (NBA y ABA combinados).
Erving fue nombrado uno de los 50 mejores jugadores de la historia de la NBA y en 1993 fue incluido en el Basketball Hall of Fame. Además, fue uno de los pioneros del mate, popularizando el espectacular "Tomahawk".

7. Bill Russell

Un basquetbolista en uniforme al lado de un ejecutivo en saco y corbata
Fue el máximo estandarte de los Boston Celtics que ganaron 11 campeonatos en 13 años. Russell está considerado como uno de los mejores defensores de la historia de la NBA
Fue en cinco ocasiones nombrado MVP de la temporada, aunque curiosamente figuró en el mejor quinteto de la NBA solamente tres veces, a las que se agregan ocho apariciones en el segundo quinteto.
También fue notable a la hora de rebotear, recogiendo un total de 21.620 rebotes en toda su carrera y convirtiéndose en uno de los dos jugadores (junto con Wilt Chamberlain) capaces de conseguir 50 rebotes o más en un partido.



8. Moses Eugene Malone

Un jugador usando unas gafas plásticas grandes durante un juego
Moses Malone fue el último jugador de la ABA en jugar en la NBA. Ganó su único título con los Philadelphia 76ers en 1983.
Malone se graduó en el instituto de Petersburg, y de allí dio directamente el salto a la ABA, siendo elegido por Utah Stars en 1974, tras firmar una carta de intención para jugar en la Universidad de Maryland.
Fue el primer jugador de baloncesto en saltar del instituto a una liga profesional.
Malone llevó varios dorsales diferentes en toda su carrera, el #2 con los Sixers, Hawks y Spurs, #4 con los Bullets, #6 con los Bucks, #13 con los Spirits, #22 con los Stars y #24 con los Rockets.

9. Robert Lee Parish

Un jugador camina delante de la cesta haciendo mala cara
Robert Lee Parish disputó un total de 21 temporadas de la NBA, siendo el jugador más longevo de toda la historia de la competición. El Jefe se hizo famoso por usar la camiseta con el doble cero (00).
Fue apodado como El Jefe (The Chief), al comparar su rostro impenetrable con el del personaje del indio de la película Alguien voló sobre el nido del cuco, que protagonizó Jack Nicholson.
De acuerdo con la leyenda, fue su compañero de equipo en los Celtics Cedric Maxwell el que le puso tal mote.



10. Patrick Ewing

Un basquetbolista de medio cuerpo corriendo durante un partido
El jugador jamaiquino fue una de las estrellas de los New York Knicks e hizo parte del famoso Dream Team de Barcelona 1992.
Ewing jugó baloncesto universitario en la Universidad de Georgetown, elegido en el Draft de la NBA de 1985 en la primera posición de la primera ronda por New York Knicks, donde disputó la mayor parte de su carrera.
En total, en 1183 partidos disputado, anotó 24.815 puntos, capturó 11.607 rebotes, y realizó 2.894 tapones.
Participó en 11 ediciones del All-Star Game de la NBA y formó parte del Mejor Quinteto de la NBA en 1990.












martes, 7 de agosto de 2018

Titanic: La cara humana de una historia insumergible

TITANIC: LA CARA HUMANA DE UNA HISTORIA INSUMERGIBLE

Resultado de imagen de imagenes de el titanic



Titanic: La cara humana de una historia insumergible


Cien años después del hundimiento del Titanic, la atracción que ejerce el naufragio se mantiene intacta. La historia del buque proclamado insumergible que choca contra un iceberg en las aguas heladas del Atlántico sin contar con la cantidad suficiente de botes salvavidas y provocando la muerte impensada de 1522 pasajeros, muchos de ellos destacados exponentes de la alta sociedad de entonces, se ha transformado en uno de los grandes relatos de nuestro

miércoles, 1 de agosto de 2018

Jesse Owens, héroe en Berlín y paria en EE UU

Jesse Owens, héroe en Berlín y paria en EE UU

Resultado de imagen de jesi oguen


Jesse Owens

(James Cleveland; Decatur, Alabama, 1913 - Tucson, Arizona, 1980) Atleta norteamericano. Jesse Owens brilló en la atmósfera racista de los Juegos de Berlín de 1936, donde realizó una exhibición tan espectacular que durante unos pocos días el mundo se olvidó de que seguía ardiendo el conflicto político que conduciría a la Segunda Guerra Mundial. Owens ganó cuatro medallas de oro, batió dos records mundiales y otro olímpico.

Jesse Owens
Hijo de una numerosa familia de labradores, trabajó como vendedor de periódicos, empleado de una gasolinera y recadista mientras realizaba sus estudios primarios. A principios de la década de 1920, la familia Owens se unió a la gran emigración negra hacia el norte, afincándose en Cleveland.
Su profesor de gimnasia en la escuela, Charles Riley, se sintió atraído por el joven, a quien traía el desayuno e invitaba a almorzar a su casa además de enseñarle a correr. En la secundaria, Jesse ganó 74 de las 79 carreras en las que compitió, batiendo asimismo el récord nacional de salto de longitud. Se matriculó en la Universidad Estatal de Ohio, donde obtuvo un empleo a tiempo completo mientras practicaba el atletismo.
Realizó su primera proeza en Michigan, en 1935, batiendo cinco records mundiales e igualando otro en menos de 90 minutos: completó las 100 yardas en 9,4 segundos; saltó 8,13 metros de longitud, récord que tardó veinticinco años en ser superado, y corrió las 220 yardas lisas en 20,3 segundos y las 220 yardas vallas en 22,6 segundos. Desde ese día se le conoció como el Antílope de Ébano.
En 1936, en Chicago, batió el récord mundial de los 100 metros lisos, rebajándolo hasta los 10,2 segundos. Participó en los Juegos Olímpicos de Berlín, en los que consiguió cuatro medallas de oro: en los 100 y los 200 metros lisos, en el salto longitud y en los relevos 4 x 100 metros.

Una vez terminados los Juegos Olímpicos, el equipo de Estados Unidos inició una gira por Europa en la que Jesse Owens se negó a participar; quería volver a su hogar. Esta actitud le valió ser suspendido de las filas amateurs e impidió que se le otorgara el Premio Sullivan como amateur más destacado de EE.UU. en 1936, que recayó en el decatlonista Glenn Morris.
Retirado de las pistas, hizo incursiones sin éxito en el mundo de los negocios, perdiendo su fortuna y cayendo en el anonimato, hasta que el gobierno de Estados Unidos lo designó embajador de buena voluntad. Jesse Owens volvió a florecer entonces como orador público capaz de despertar las emociones de sus oyentes, hablando ante convenciones de negocios, grupos juveniles y organizaciones cívicas. Falleció en 1980, víctima de un cáncer de pulmón. Sus hazañas son recordadas en la magnífica película que rodó Leni Riefenstahl sobre los Juegos de 1936.



Este 9 de agosto de 2011 se cumplen 75 años de una de las hazañas más importantes e impactantes de la historia del deporte. El mismo día, en 1936, un atleta de color culminaba su exhibición en Berlín ante la presencia de Hitler, enterrando de un plumazo todas las teorías sobre el supremacismo ario, y contra todo tipo de barreras raciales provenientes de su propio país. Hace 75 años nació la leyenda de Jesse Owens.
Todo comenzó el 3 de agosto de 1936, cuando el atleta estadounidense se colgó el primer oro en la prueba de cien metros lisos. Mucho se ha hablado de aquella primera exhibición del afroamericano, como que Hitler se negó a darle la medalla, algo que es totalmente falso, porque el Führer solamente entregó las dos primeras que se otorgaron en los juegos.
El 4 de agosto Owens lograba su segundo oro en la prueba de salto de longitud. Pero lo logró sobre todo gracias al local Lutz Long, en uno de los gestos deportivos más bonitos y emocionantes que se recuerdan en la historia del deporte olímpico, y que levantó ciertas ampollas en la Alemania nazi de la época. Porque vale que un negro ganara una prueba atlética en Munich, pero que encima lo hiciera con la ayuda de un atleta alemán que representaba a la perfección lo que ellos definían como raza aria era demasiado.
Al día siguiente, el 5, se hacía con la tercera medalla de oro tras imponerse en la final de los 200 metros con un nuevo record olímpico de 20.7 segundos.
Y el día 9 de agosto de 1936, ante la incredulidad y la fascinación de todos, Jesé Owens lograba la gesta de las cuatro medallas de oro, marca que no pudo ser igualada hasta que en 1984 lo hiciera Carl Lewis. Y para completar el hito, el atleta americano logró el triunfo en la prueba más controvertida de todas.
Porque la final del 4x100 tuvo muchísimas connotaciones racistas, y aún hoy en día trae cola. Owens, por marcas, había conseguido entrar en el equipo de relevos que iba a participar en los Juegos, del mismo modo que lo había logrado Metcalfe, con quien compartía color de piel. Sin embargo, para ese nueve de agosto no estaba prevista la participación de ninguno de los dos. El culpable, Avery Brundage, presidente del Comité Olímpico estadounidense, quien decidió que en la final correría un cuarteto de pura raza blanca.
Sin embargo, el temor a verse superados por Holanda, otra super potencia entonces en la velocidad, hizo que finalmente se decidiera por dar entrada en el equipo a los dos atletas. O esa fue la versión oficial, porque existe otra versión igualmente creíble: Brundage, en un guiño hacia Hitler, dio entrada a los dos negros para quitar del equipo a los dos únicos judíos presentes en la expedición –hay que recordar que si bien Hitler nunca maniobró para que los atletas de color no participaran en los Juegos de Berlín, sí lo hizo contra los judíos-, Gluckman y Stoller, quienes no participaron en ninguna prueba.
Sea como fuere, Owens corrió, y ganó, aquella final del 4x100, logrando así su poker de medallas de oro, un resultado que adquiere aún más valor si tenemos en cuenta las barreras raciales que tuvo que superar para lograrlo, y no hablamos únicamente de la Alemania nazi –de hecho, la animadversión de Hitler por el atleta se ha sobredimensionado a lo largo de la historia- sino de su propio país.
Como el propio Owens reconoce, tras la gesta de Berlín se había convertido en un ídolo en todo el mundo, excepto en su país, que no estaba dispuesto a considerar héroe nacional a un atleta negro. "Al regresar escuché historias sobre Hitler y cómo me despreció, pero en mi tierra no podía sentarme en los primeros asientos de los autobuses ni vivir donde quisiese. ¿Cuál era la diferencia?" aseguraba el atleta.
Nadie le ofrecía un trabajo, las marcas publicitarias querían evitar a toda costa que se le relacionara con él, e incluso Roosevelt no quiso estrecharle la mano en plena campaña de reelección. No fue hasta 1976, cuatro años antes de su muerte y 40 después de su gesta, cuando recibió su primer homenaje. Pero para todo el mundo quedó la historia de Jesse Owens, la historia de aquel 9 de agosto de 1936 en el que el deporte superó las trabas racistas de la sociedad gracias a un atleta, a una leyenda.                  Jesse Owens provenía de una familia pobre y se vio obligado a trabajar desde los seis años junto a sus hermanos recogiendo algodón, mientras sus hermanas se encargaban de la casa. Owens y su familia huyeron del sur y se mudaron a Cleveland, donde confiaban encontrar mejores condiciones de vida gracias al desarrollo industrial que se estaba dando en aquel momento. Allí, se matricula en el instituto de Fairmont, donde conoce a Charles Riley, su primer entrenador. Riley se dio cuenta de las aptitudes de Owens y decidió enseñarle las técnicas más básicas. Fue en la universidad de Ohio cuando conoció al entrenador que lo llevaría a la fama, Larry Snyder.
Con sus cuatro medallas, Jesse Owens hizo historia en Berlín Con sus cuatro medallas, Jesse Owens hizo historia en Berlín
Con sus cuatro medallas, Jesse Owens hizo historia en Berlín
Lutz Long, por su parte, nació en el seno de una familia acomodada de farmacéuticos en la ciudad de Liepzig. A los 12 años construyó su propia pista de salto de longitud en el jardín de su casa y a los 16 se inscribió en el Club Deportivo de Liepzig, donde pronto dominó otras disciplinas, tanto individuales como colectivas. Long era uno de los atletas predilectos de Hitler al representar el ideario de la raza aria. Sin embargo, aunque nunca fue especialmente crítico con el gobierno, el atleta no se identificaba con dichas ideas. En varias cartas remitidas a su madre, Long afirmaba que “la raza y el color de piel no tienen importancia, no determinan el destino de un pueblo”.

Un abrazo que hizo historia

Durante los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936, Long se atrevió a desafiar al régimen al entablar amistad con Owens. En la clasificación para la disciplina de salto de longitud, Long aconsejó al atleta afroamericano que saltara desde un poco más atrás para no hacer nulo, y cuando este le ganó en la final fue corriendo a abrazarle.
Lutz Long era la gran esperanza de Hitler en los Juegos OlímpicosLutz Long era la gran esperanza de Hitler en los Juegos Olímpicos
Lutz Long era la gran esperanza de Hitler en los Juegos Olímpicos
Se especuló mucho sobre las consecuencias que tuvo sobre Long este abrazo. Se dijo que le prohibieron volver a competir y que lo habían destinado al frente ruso, lo que fue desmentido por el propio Long en un artículo publicado en la prensa. Sin embargo, la madre del atleta aseguró que Rudolf Hess, uno de los colaboradores más próximos a Hitler, le dijo que a su hijo no se le ocurriera abrazar a un negro nunca más.
Ambos atletas demostraron una gran deportividad que ha hecho historia, y mantuvieron su amistad tras los Juegos. Owens y Lutz intercambiaron cartas hasta la muerte de este segundo en la Segunda Guerra Mundial.
El deporte había permitido a Long librarse de combatir en la Segunda Guerra Mundial. Sin embargo, en 1943, ante las sucesivas derrotas del ejército del Reich, fue considerado apto para combatir y lo destinaron a Sicilia, donde se estaba produciendo la operación Husky. Fue declarado desaparecido el 14 de julio de 1943. En la última carta enviada a Owens, Long, temiendo no sobrevivir a la guerra, le pidió a Owens que viajara a Alemania a conocer a su hijo pequeño y le contara la amistad que ambos habían mantenido.
Lutz Long y Jesse Owens, los atletas que desafiaron al nazismoLutz Long y Jesse Owens, los atletas que desafiaron al nazismo
Lutz Long y Jesse Owens, los atletas que desafiaron al nazismo     


viernes, 27 de julio de 2018

MEMORIAS DE UNA GEISHA


MEMORIAS DE UNA GEISHA

La sensibilidad por encima de la sensualidad


Memorias de una geisha Sayuri con sombrilla


suru es una joven que ha sido vendida por el precio de un saco de arroz a la patrona de la Okiya Matsuno. El relato de esta niña a través del tiempo sirve para narrarnos la historia de Japón desde los años previos a la guerra de Manchuria, cuando el barrio del placer se veía favorecido por la prosperidad económica, hasta la época de penuria que siguió a la Segunda Guerra Mundial.

miércoles, 25 de julio de 2018

Biografía de The Beatles

Biografía de The Beatles




The Beatles

The Beatles: En la década de los '50, en Liverpool, Inglatera, dominaba el skiffle (estilo musical derivado del jazz. en el cual se puede tocar con lo que se tenga más a mano, como por ejemplo latas, cubos, etc. John Lennon había formado, en el colegio en el que se encontraba (Quarry Bank Grammar), una banda llamada "The Quarrymen", formada por algunos compañeros suyos. Interpretaban versiones de Elvis Presley y de otros artistas ya consagrados.

Más tarde conoció a Paul McCartney gracias a un amigo común, Ivan Vaughan, el cual los presentó al finalizar un recital que dieron "The Quarrymen" el 6 de julio de 1957. A partir de entonces, John Lennon y Paul McCartney se hicieron amigos inseparables. Por ser John el lider del grupo, decidió que Paul se uniera a ellos, no sólo por ser su amigo, sino también porque tocaba muy bien la guitarra, y además era el único de ellos que sabía afinar bien.

Algún tiempo después conocieron a George Harrison, quien les pareció que tocaba bien la guitarra, aunque no se unió al grupo hasta un tiempo más tarde, debido a que era algo más joven que John y Paul.


De este modo, John Lennon, Paul McCartney y George Harrison, junto con Pete Best (batería) y Stuart Sutcliffe (bajo), formaron una banda. Cambiaron de nombre en numerosas ocasiones. Comenzaron como "Silver Beetles", posteriormente lo cambian por "Silver Beatles", y con ese nombre viajaron a Hamburgo (Alemania), con un pobre contrato. Allí, debieron tocar durante ocho horas diarias en unas condiciones deplorables. También allí conocieron a Astrid Kirchner, una fotógrafa que se enamoró de Stuart Sutcliffe, la cual les diseña un nuevo peinado: el flequillo, que tantas personas trataron posteriormente de imitar. Para entonces ya se llamaban "The Beatles"

Con Tony Sheridan grabaron un par de singles. Por lo visto, el grupo tuvo hace algunos años, una pelea callejera en Liverpool, y mientras todos lograron escapar, Tony no pudo, y John regresó para salvarle la vida. Pero esa pelea dejó una secuela importante, y es que unos años después, Tony tuvo un derrame cerebral, y murió. Esto sumió al grupo en una profunda tristeza. De este modo, Paul se encarga del bajo, y el grupo deja Hamburgo para regresar a Liverpool.

Sin darse cuenta, en Hamburgo habían mejorado mucho en su música, y después de un tiempo sin tocar, lo volvieron a hacer en un pequeño y sucio local, The Cavern (en Liverpool), donde se dan cuenta de los increibles progresos que habían hecho en Hamburgo. Brian Epstein, dueño de una casa discográfica, quedó impresionado durante una actuación del grupo, e inmediatamente les propone ser su manager. Los muchachos aceptan, ya que les urge el poder grabar, pero pronto descubren que eso no sería una tarea fácil.

Después de muchos rechazos de compañías discográficas, Brian les consigue unas pruebas en Parlophone, una sucursal de la EMI. George Martin, el productor de la EMI que tenía que evaluarlos, tuvo una buena impresión, aunque comunicó al grupo que si no cambiaban de batería no podrían grabar nunca, ya que para él, no resultaba de una gran calidad, y podía hacer que la banda no tuviera éxito. Dicho esto, los componentes de los Beatles tomaron una decisión: Pete Best fue echado del grupo, y en su lugar se colocó Ringo Starr, quien era miembro de la banda de Roy Storm, y que había tocado con ellos en Hamburgo. De este modo, obtienen el contrato para grabar, y realizan el sencillo "Love Me Do", con el que lograron situarse en las listas de éxitos del Reino Unido. En 1963, "Please, please me", "From me to you" y "She loves you" también acceden a las listas de éxito en puestos preferentes. Nace de esta manera la beatlemanía, la adoración de sus incondicionales, principalmente adolescentes, que muestran su fanatismo por la banda de manera desbordada.

Un año más tarde los Beatles asaltan el mercado norteamericano, donde sus temas alcanzan los primeros puestos en las listas de éxito. Paralelamente a su trabajo musical y aprovechando su enorme popularidad, los Beatles ruedan algunas películas, entre las que destacan "¡Qué noche la de aquel día!", en 1964, y "El submarino amarillo", de 1968.

Mientras tanto, los Beatles siguen aumentando su discografía y el éxito y popularidad de la banda crecen de manera imparable. En 1967 aparece uno de sus trabajos más destacados, "Sgt. Pepper’s lonely hearts club band", un LP que marcaría el nacimiento de la música psicodélica y supuso un rotundo éxito mundial para el grupo británico, que alcanzó el número uno simultáneamente en las listas británicas y estadounidenses.

En 1970 publican "Let it be", probablemente uno de sus mejores temas, pero las desavenencias entre los miembros del grupo hacen que los Beatles se separen, comenzando cada uno su propia carrera en solitario. En 1980 John Lennon es asesinado por un perturbado, un hecho que causó una gran conmoción en todo el mundo e impidió, definitivamente, cualquier reencuentro de la banda.

The Beatles

Grupo británico de música rock y pop, el más admirado y popular de la década de 1960 y uno de los más influyentes en la historia de la música moderna. Si el gran Elvis Presley dominó los años 50 como rey del rock and roll, correspondió a The Beatles, un grupo también rockero en sus raíces, ejercer la hegemonía en la década siguiente con una acertadísima y sofisticada amalgama de estilos que llevaría la música pop a todos los públicos y preludió géneros posteriores.

The Beatles
En tanto que referencia de la juventud de los 60, de cuya rebeldía fueron manifestaciones fenómenos como el movimiento hippie o mayo del 68, y también en tanto que producto de consumo en una década de modas y prosperidad, hubiera podido esperarse que el fervor suscitado por aquel riquísimo vendaval musical se desvaneciese lentamente tras la disolución del grupo. Sin embargo, medio siglo después, las mejores canciones de The Beatles siguen sin parecer «antiguas»: conservan intacta su frescura y parecen haber ingresado en una especie de patrimonio atemporal, como si su música ya no perteneciese a una época, sino a todas las generaciones.
Formación
A partir de 1962, año en que quedó configurado de forma estable, y hasta su separación oficial en 1970, los integrantes de The Beatles fueron John Lennon (Liverpool, 1940-Nueva York, 1980), Paul McCartney (Liverpool, 1942), George Harrison (Liverpool, 1943-Los Ángeles, 2001) y Ringo Starr (Liverpool, 1940). No obstante, es difícil dar una fecha exacta de cuándo se formaron The Beatles. En la segunda mitad de la década de 1950, John Lennon y su amigo Peter Shotton (que lo abandonaría poco después) formaron un grupo de música al que llamaron The Quarrymen, al cual en 1957 se añadió Paul McCartney, seguido poco más tarde por George Harrison.
The Quarrymen empezó a tocar en diversos locales de Liverpool, momento en el que se les unió el bajista Stuart Sutcliffe. Ya por entonces resultaba evidente la necesidad de incorporar a un batería. El nombre del grupo iría sufriendo nuevas variaciones, desde Johnny and the Moondogs hasta The Silver Beatles y The Beatles (1960), que a la postre resultaría el definitivo; tal denominación surgió de la moda de poner nombres de animales a los grupos musicales (beetle significa «escarabajo») y del juego de palabras con el estilo que entonces practicaban (la música beat, «golpe»).
Finalmente incorporaron a un batería, Peter Best, y consiguieron un contrato para tocar en Hamburgo, en un local de dudosa fama llamado Kaiserkeller. Su primera aventura alemana terminó prematuramente con la expulsión de George Harrison del país debido a su minoría de edad; la misma suerte corrieron luego Paul McCartney y Peter Best, aunque no por minoría de edad, sino por gamberrismo.

Los Beatles (George Harrison, Paul McCartney, Peter Best y John Lennon) en su primitiva imagen rockera (The Cavern, Liverpool, febrero de 1961)
En 1961 volverían otra vez a Alemania, para regresar de nuevo al Reino Unido sin pena ni gloria. Peter Best dejó el grupo por profundas desavenencias con el resto de sus miembros y fue sustituido por Ringo Starr (nombre artístico de Richard Starkey). Poco después, Stuart Sutcliffe moría en Alemania, víctima de un derrame cerebral; con ello quedó cerrada definitivamente la lista de integrantes de The Beatles: John Lennon, Paul McCartney, George Harrison y Ringo Starr.
La composición de los temas correría casi siempre a cargo del tándem formado por John Lennon (guitarra rítmica) y Paul McCartney (bajo). En general se deben a Lennon, a quien debe considerarse el líder y el alma creativa del grupo, las canciones más innovadoras y la exigencia artística e intelectual; el brillante talento musical de McCartney se dejaba llevar fácilmente por lo comercial, pero igualmente las canciones acababan siendo el resultado del contrapeso entre ambos. En una fase más avanzada, el siempre inquieto George Harrison (guitarra solista) contribuyó al repertorio del grupo con valiosas aportaciones; muy pocas, en cambio, son debidas al desenfadado batería Ringo Starr.
La «beatlemanía»
Pese a la nula repercusión, la experiencia en Alemania había dado consistencia al grupo, aunque a principios de los 60 no parecía más que otra de las numerosas bandas que, desde el triunfo del rock and roll estadounidense a mediados de los 50, cultivaban con pasión este género en el Reino Unido, interpretando o versionando temas de Elvis PresleyChuck Berry y otros grandes rockeros americanos. The Beatles, sin embargo, habían comenzado a componer e interpretar sus propias canciones, y gozaban ya de cierta fama; tocaban en pequeños clubes de Liverpool, como The Cavern (La Caverna), y eran conocidos en el área de Liverpool, pero todavía ningún sello discográfico había llamado a sus puertas.

The Beatles en concierto
A finales de 1961, tras escucharles en una actuación, Brian Epstein quedó entusiasmado y se convirtió en su representante artístico; el papel de este propietario de una tienda de discos sin ninguna experiencia como mánager resultó tan decisivo que sería llamado «el quinto beatle». Epstein modeló un nuevo lookpara el grupo (que pasó de lucir tejanos y cueros rockeros a elegantes chaquetas y peinado de casco) y les presentó al productor George Martin, que los contrató para grabar un sencillo. Este primer trabajo discográfico se tituló Love me do (1962) y logró situarse en las listas de éxitos del Reino Unido. Ya en 1963, Please, please me y poco después From me to you y She loves you accederían de nuevo a puestos de honor en las listas británicas. Ese año puede ser considerado el del nacimiento de la «beatlemanía», un fenómeno de idolatría hacia el grupo cuya máxima expresión eran los accesos de histeria que el público femenino sufría en los conciertos de la formación.
La «beatlemanía» se extendió en 1964 a Estados Unidos, donde temas como Love me doShe loves you o I want to hold your hand, arropados por su primera gira en este país, alcanzaron el primer puesto en las listas de éxitos. El libro Guinness de los récords recoge un dato bien revelador: en un mismo mes, dos álbumes y cinco singles de The Beatles lideraron las respectivas listas estadounidenses. En lugar de, como era tradicional, irradiar su influencia musical por todo el mundo, los Estados Unidos sufrieron la llamada «Invasión británica», con el grupo de Liverpool como cabeza de puente de una serie de bandas (The Animals, The Who o los Rolling Stones) que también desembarcarían en el nuevo continente, destronando la supremacía del rock and roll americano.
Interpretando She loves you entre una explosión de «beatlemanía» (Manchester, 1963)
Simultáneamente, y aprovechando su popularidad, The Beatles rodaron diversas películas, entre las que cabe destacar ¡Qué noche la de aquel día! (A Hard Day's Night, 1964), un vehículo promocional que relataba tres días en la vida de los Beatles y reflejó los fenómenos de arrebatado paroxismo que el grupo desencadenaba allá por donde pasase. El director, Richard Lester, dio al filme un tono de humor surrealista, destrozando con el montaje las nociones de espacio y tiempo, como se pone de manifiesto en la escena en que los Beatles están a la vez dentro del tren y corriendo para tomarlo. El mismo cineasta los dirigiría en Help!(1965). El lanzamiento de los álbumes homónimos acompañó ambos estrenos; también por entonces se editaron los elepés Beatles For Sale (1964) y Rubber Soul(1965).
De hecho, hasta 1965, el grupo siguió encadenando discos a una media de dos o más por año, la mayoría de cuyas canciones fueron escritas por ellos mismos, lo que da idea de su extraordinaria fecundidad. Durante estos primeros años, The Beatles realizaron giras por todo el mundo, pero sus conciertos fueron espaciándose progresivamente, en parte por la creciente irritación del grupo ante aquella exacerbada idolatría, más orientada a sus personas que a su música. Tras ciertos incidentes a su paso por Filipinas y el sur de Estados Unidos y la polémica desatada por una frase de Lennon («somos más populares que Jesús»), dieron su último concierto en San Francisco, en agosto de 1966. Con su retiro, la «beatlemanía» se fue apagando sólo en su sentido de frenesí colectivo; siguieron siendo el grupo de referencia de su tiempo y teniendo entusiastas seguidores.
Madurez y disolución
A partir de entonces se limitarían a hacer grabaciones en estudio. Empezaba así una nueva etapa en su carrera, con una nueva imagen y un nuevo estilo, más serio y profundo. Experimentando con avanzadas técnicas para crear innovadores efectos musicales, los registros de su música se ampliaron y dieron entrada al blues, al country, a parodias de los años veinte, a influencias orientales y a la crítica social, elementos que quedaron armónicamente integrados en un sonido propio e inconfundible.

Los Beatles en el estudio de Abbey Road
El primer álbum de esta segunda etapa, Revolver (1966), contenía ya un puñado de excelentes canciones musicalmente novedosas y alejadas en su letras de los estereotipos amorosos al uso (TaxmanEleanor RigbyTomorrow never knows). Al año siguiente se intensificó su contacto con las drogas psicodélicas (especialmente el LSD), con el movimiento hippie y con el misticismo oriental, encarnado en la figura del Maharishi Mahesh Yogi, a quien acompañaron a la India.
Todo ello confluyó en la salida al mercado de su obra más revolucionaria, Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band (1967), un elepé que marcaría el nacimiento de la música psicodélica y supuso un rotundo éxito mundial para el grupo británico, que alcanzó el número uno simultáneamente en las listas británicas y estadounidenses. Ejemplo eminente, especialmente en su cara A, de lo que se ha dado en llamar «álbum conceptual» (es decir, concebido como una obra unitaria que supera la mera yuxtaposición de canciones), el disco es una celebración de la música, la solidaridad, la libertad y la fantasía expresada en una sofisticada y armónica mixtura de estilos; en la cumbre de su capacidad creadora y funcionando como un solo hombre, el grupo supo escoger, entre las múltiples tradiciones musicales, la más adecuada para acompañar cada letra, hasta obtener el brillantísimo resultado final.
Pero 1967 fue también el año del fallecimiento de quien los había llevado al estrellato, Brian Epstein, seguramente el único capaz de mantener unidas personalidades tan dispares. John Lennon siempre afirmaría que la muerte de Epstein significó el fin de los Beatles. La separación oficial tardaría en producirse, y fue precedida por indicios clamorosos, como la publicación de discos en solitario de John Lennon (tres álbumes producidos con Yoko Ono, su esposa desde 1968) y de George Harrison. Probablemente no tuvo lugar antes por el interés de sus componentes de editar los trabajos conjuntos pendientes antes de iniciar una trayectoria personal.

John Lennon, Paul McCartney, Ringo Starr y George Harrison (Londres, 1968)
Así vieron la luz las composiciones de Magical Mystery Tour (1967), un fallido filme para la televisión; el doble elepé The White Album (1968); la banda sonora de su deliciosa película de animación Yellow Submarine (1969), y Abbey Road (1969). Tras la publicación de Let it be (1970), que pese a su calidad musical suponía, para Lennon y para muchos, el fin de inconformismo y el retorno al redil en temas como el que da título al álbum, las desavenencias en el seno de la formación acabaron con la disolución de la misma y cada miembro continuó, con diversa fortuna, su carrera musical en solitario, sin que fructificase ninguno de los intentos de volver a reunirlos. La muerte de John Lennon en 1980 a manos de un perturbado tuvo un gran impacto en todo el mundo, y terminó con cualquier sueño de sus fans en este sentido.
La influencia de la obra de The Beatles a lo largo de las décadas subsiguientes ha sido inmensa. Por citar sólo unos ejemplos, de la psicodelia del Sgt. Pepper's Lonely Hearts Club Band arranca toda una corriente que llega a grupos como Pink Floyd o Emerson, Lake & Palmer y dio origen al denominado rock sinfónico; su influjo todavía se dejaría sentir poderosamente en el brit pop, uno de los fenómenos musicales más significativos de los años noventa. Al margen de su indudable importancia artística, The Beatles quedaron para siempre como el símbolo de un estilo de vida que entroncó perfectamente con las profundas inquietudes juveniles de la década de 1960.
Resultado de imagen de the beatles gif

Resultado de imagen de the beatles gif







F 1

Uned

Botones de Redes sociales

Jennifer Lopez - Ain't It Funny (from Let's Get Loud)

Jennifer Lopez - Ni Tú Ni Yo (Official Lyric Video) ft. Gente de Zona